BLOG DE MARKETING ONLINE

Marketing Online y mucho más

Comprar backlinks es una mala idea: así pueden obtenerse enlaces de calidad

La búsqueda «comprar enlaces de calidad» devuelve 27 millones de resultados, dos veces más que «aportar valor al usuario». Pese a ser una forma de posicionarse rápido, la compraventa de enlaces es un recurso peligroso que puede acarrear penalizaciones a medio y largo plazo. Con todo, comprar backlinks es una práctica habitual entre profesionales y empresas.

Para el emprendedor Joshua Hardwick los enlaces externos se han convertido en commonidities: valores con una oferta, una demanda y un mercado (más o menos) clandestino. En palabras recogidas por Ahrefs, «la compra de enlaces adopta múltiples formas; algunas son 100% black hat, otras grey hat y otras white hat».

Los enlaces pagados comenzaron su andadura en la década de los noventa, amparados por la alegalidad de un producto sin regulación. Yahoo, Excite, Terra y otros directorios de la época accedían a publicar backlinks de terceros por una bonita suma. Este fenómeno se popularizó en los 2000, hasta que el triunfador de la ‘guerra’ de buscadores, Google, empezó a sancionar a las webs beneficiarias de enlaces pagados, a sabiendas de que estos manipulan sus SERPs, porque «nos esforzamos en devolver los resultados más relevantes para cada búsqueda que realizamos», compromiso que mantienen a día de hoy.

¿Por qué comprar backlinks es «una muy mala estrategia a largo plazo»?

A esta cuestión central podemos responder en forma clara y breve: Google desaconseja comprar backlinks de calidad o no en sus directrices para webmasters, por considerarla una práctica asimilable a los esquemas de enlaces, es decir, un intento de engañar a sus algoritmos.

En concreto, Google tipifica como esquema de enlaces el siguiente caso: «la compra o venta de enlaces para manipular PageRank, incluidos el intercambio de dinero por enlaces o por publicaciones que los incluyan, el envío de productos ‘gratuitos’ a usuarios a cambio de que escriban sobre ellos e incluyan un enlace, y el intercambio de bienes o servicios por enlaces». Queda clara la ilegalidad de la compraventa de enlaces.

Las webs que deciden comprar enlaces en blogs, periódicos, etcétera, se exponen a recibir una restricción manual por parte del equipo de spam de Google. ¿La consecuencia? La pérdida de visibilidad y de tráfico orgánico de visitantes. Recuperarse de esta sanción es duro. Generalmente, conlleva la eliminación individual de los enlaces problemáticos, y en cualquier caso, el perjuicio para el posicionamiento web ya estaría hecho.

Por esta razón, el ex administrador de spam web de Google, Matt Cutts, rechazaba cualquier forma de esquema de enlaces para ganar visibilidad en las SERPs. «Esa es una muy mala estrategia a largo plazo», ha sentenciado. Por su parte, John Mueller, actual analista de tendencias webmaster del famoso buscador, ha afirmado que los enlaces pagados «van en contra de las directrices para webmasters. Y tomamos medidas contra eso tanto algorítmica como manualmente», citando sus palabras en una emisión en directo vía YouTube.

En vista de estas restricciones, ¿cómo conseguir enlaces sin infringir las directrices para webmasters de Google? Detallaremos a continuación tres estrategias simples, eficaces y perfectamente legales para aumentar el número de backlinks.

3 formas legítimas de obtener enlaces de calidad

Conseguir backlinks de calidad sin desviarse de las directrices de Google requiere estrategias más elaboradas. Con independencia de cuál se adopte, es importante priorizar la calidad textual, la creación de valor y la mejora de la experiencia del usuario. Veamos tres de las más utilizadas:

Contenido excelente a cambio de enlaces

La calidad, pese a ser un ‘ingrediente’ básico en textos y artículos optimizados para SEO, ocupa a veces el último lugar en el orden de prioridades de empresas y startups. Para John Mueller, la calidad y la relevancia del contenido son los mejores reclamos de backlinks. «Tenemos este contenido interesante, ¿no quieres echarle un vistazo?», ha sugerido el famoso analista, que recomienda «animarles [a las webs interesadas] a enlazar a tu sitio pero sin este tipo de intercambio de valor, intercambio de dinero, todo eso».

Contenido patrocinado en blogs de calidad

El denominado guest blogging es probablemente la estrategia de captación de enlaces externos más extendida en el mundo del marketing. Existen dos vertientes, la black hat y la white hat: la primera se basa en la publicación indiscriminada de post invitados en blogs de baja calidad y motivó la publicación del artículo The decay and fall of guest blogging for SEO de Matt Cutts.

Pese a criticar esta práctica duramente, el propio Cutts ha puntualizado que «me refiero a los blogs invitados cuya única finalidad es la optimización SEO. […] Sólo quiero resaltar que un montón de sitios de baja calidad o de spam se han aferrado al guest blogging como su estrategia de construcción de enlaces». En otras palabras, el contenido patrocinado se expone a recibir penalizaciones, a menos que aporte valor al usuario.

Comentarios que aportan valor

Pero los comentarios pueden ser otra respuesta a cómo conseguir backlinks de manera legítima. Históricamente, las cajas de comentarios han estado en el punto de mira de los spammers, pero lo que recomendamos en este punto es bien distinto: comentar en portales y blogs de calidad que guarden temática con el propio sitio web y elaborar mensajes capaces de enriquecer o ampliar el contenido principal. Google aprueba esta práctica porque, en determinados artículos, los comentarios pueden generar igual o mayor interés que el contenido del propio artículo.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin